Hogaza de pan de masa madre con corteza crujiente

Si habéis consumido pan con gluten porque os han diagnosticado la alergia al gluten de adultos, ya sabéis que es muy difícil recrear el pan que recuerdas de la infancia. No porque sea muy difícil sino porque el aroma al trigo nunca lo va a tener, sin embargo existen otro tipo de harinas que lo recrean o lo hacen estar aún mas bueno.

Hoy vamos a realizar esa hogaza de pan con corteza crujiente que nos van a recordar los sabores de antaño.

Es fácil hacerlo solo tenéis que respetar las cantidades, los tiempos de levado y cocción si queréis obtener un buen resultado.

Así que ya sabes, anímate y hazlo tu mismo en casa.

4 personas

Aperitivo

4 horas

Dificultad baja

Coste bajo

Ingredientes:

* Harinas

* Almidones

¿Los tenéis todos? ¡Pues venga que empezamos!

Lo primero es, en caso de no tener almidón de patata, poner a cocer unas patatas en trozos que pesen unos 125 gr, si tenemos almidón de patata nos saltamos este paso.

En un bol añadimos 300 gramos de masa madre, el agua tibia y le incorporamos la levadura desmenuzada.

Para continuar teniendo masa madre para la próxima vez tenéis que refrescarla con otros 150 gramos de harina y 150 gr de agua. Os dejo aquí un vídeo de como se hace MASA MADRE SIN GLUTEN

Después pesamos las harinas de arroz, maíz y trigo sarraceno junto los almidones de maíz y patata, los mezclamos y los incorporamos al bol de la masa madre.

Mezclamos con una rasqueta o pala, tapamos y dejamos reposar por media hora en un bol con un chorrito de aceite de oliva. Pasado ese tiempo, volvemos a mezclar, tapar y dejar reposar por media hora mas.

Espolvoreamos almidón de maíz sobre el banneton, e incorporamos la masa con ayuda de la rasqueta. Una vez colocado damos unos pequeños golpes para que se asiente, espolvoreamos con un poco mas de almidón y dejamos fermentar por 1 hora, tapado con film.

Precalentamos el horno a 250 º C con calor arriba y abajo. Colocando un recipiente apto para el horno en la bandeja inferior con un dedo de agua de altura.

Pasado los 60 minutos, colocamos sobre el banneton un trozo de papel de hornear y la bandeja del horno boca abajo y con mucho cuidado y rápidamente le damos la vuelto cayendo la masa sobre el papel de hornear.

Podéis hacer unos cortes con un cuchillo muy afilado y después metemos la bandeja con la masa en el horno. Añadimos 1 vaso de agua al recipiente que habíamos puesto abajo y cerramos la puerta rápidamente. Esto hará que quede una corteza crujiente. 

Bajamos la temperatura del horno a 210 ºC con calor solo abajo durante 20 minutos.

Lo observamos de vez en cuando si vemos que se esta tostando por arriba muy rápidamente pero que aun no esta hecho, lo tapamos con papel de aluminio. 

Pasado ese tiempo, comprobamos que nuestro pan esta dorado. Lo sacamos y le damos unos golpes secos en la parte de abajo , si suena a hueco es que ya esta listo.

Dejar enfriar completamente sobre unas rejillas.

Si no lo vamos a consumir inmediatamente lo podemos cortar en rodajas con un cuchillo de sierra y guardarlo en bolsas bien cerradas en el congelador. Cuando lo queramos consumir solo tendréis que colocarlo en un tostador. 

El aroma que deja en la casa a pan recién hecho es espectacular, y al ser con masa madre el pan esta mucho mas rico y tiene mas sabor gracias también a la lenta fermentación. 

¡Espero que os sirva y buen provecho!

Por favor síguenos y dale me gusta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial